Usted está aquí

Entrevista a Alma de Boquerón. Rumba catalana de autor

La agrupación barcelonesa Alma de Boquerón define su estilo como «rumba de autor», aderezada con elementos de folk, tango, pop, flamenco y rock. Actualmente se encuentran promocionando su tercer disco, titulado Cuerda pa rato, el cual representa la consagración de un sonido con el que se sienten cómodos y que, como enuncian, es para rato.

Jordi Nacenta, cantante de Alma de Boquerón, ilustra los orígenes de su banda en las sobremesas de las fiestas del barrio de Gracia en Barcelona, así como en las barras de los bares de la zona, donde músicos de distintos grupos confluían, versionaban clásicos e improvisaban, achispados por carajillos y copas.

Entre aquellos músicos se encontraban Carlos Mendoza y Wilbert Álvarez, de la agrupación Luz Verde, David Antonin, de Santo Machango, y el mismo Nacenta, que provenía de The Incorregibles Blues Band. Ellos conforman actualmente Alma de Boquerón.

«Esto es lo menos planificado que he hecho en mi puñetera vida y estoy seguro que para los demás fue igual. Éramos amigos y punto. Yo desde hace años programo una de las calles de la fiesta de Gracia en Barcelona y ahí había colocado a Luz Verde hacía años, creo que 2006. De ahí nos hicimos amigos, y los amigos comen juntos, y de hecho nuestro primer disco se llama Guitarrazos de sobremesa porque fue de donde salió Alma de Boquerón. Es decir, de comidas, cachondeos, carajillos y copas. Entre músicos aparecía una guitarra, tocábamos una de Luz Verde o de The Incorregibles Blues Band, que es mi otra banda, empezábamos a improvisar, yo mostraba otras cosas que tenía que no eran ni blues ni rock sino rumba, los demás me preguntaban que era aquello, y volvían a preguntarme y preguntarme, hasta que vino otro amigo que montó un estudio y le interesaba grabar a alguien para estrenarlo. Fue allí donde llevamos aquellas canciones que habían salido en esas romerías y las plasmamos», relata Nacenta.    

Antonin, amigo de Mendoza, llegaría más tarde a agregar la percusión, si bien su instrumento de cabecera es la guitarra, instrumento que toca en Santo Machango. Nacenta lo define como «un guitarrista devenido en percusionista. Ahora, cuando nos preguntan quién es el mejor guitarrista de Alma de Boquerón respondemos sin dudar: el del cajón, porque además es profesor de guitarra».

Tras la grabación vinieron los primeros directos que hoy se cuentan en más de 140.

—Ustedes reúnen un conjunto de influencias cuyo punto de encuentro es la rumba.

—Exacto. Hay muchos elementos que se unen en Alma de Boquerón y por eso no pretendemos ser un grupo de rumba. A mí me gusta mucho la música en general. En este disco hay un tango y cuando me han preguntado que por qué he escrito un tango he dicho: pues porque me salió supongo. Yo no soy sectario de nada.

—Son un grupo con varias nacionalidades.

—Los somos, aunque la base de la banda está en la amistad y en el respeto que sentimos por los gustos musicales de cada uno que, por ser de orígenes distintos, es bastante amplio.

—¿Cuál es la historia tras el título Cuerda pa rato?

—Es una manera de decir que ahora que sabemos a qué coño sonamos y pues ahí nos quedamos.

—Ustedes se definen como un grupo de «rumba de autor».

—Cuando comenzó a surgir todo este proyecto, que como te dije ocurrió sin mayor planificación, el primer sector musical al que llamamos la atención fue el de la rumba. Era algo no previsto pero que me encantaba porque yo soy un enfermo de la rumba. Yo decía: «Si pensáis que nosotros hacemos una rumba no estricta o lo que podía ser una evolución o un palo adelante pues yo encantado». Y hemos tenido el honor de tocar hasta en la Diada de la Rumba, representando a una  vertiente del género. Entonces alguien nos dijo un día que hacemos rumba pero con texto, que es algo que se decía que hacía el Gato Pérez, que es uno de mis ídolos. Te comento también que una de las mejores definiciones de la banda la hizo un colega que afirmó que éramos una banda de rumba tabernera. Nos gustó tanto que estuvimos a punto de llamar el disco así.

—¿Cómo ven la escena rumbera de Barcelona en la actualidad?

—En Barcelona la rumba ha pasado por épocas mejores o peores a nivel de género musical, lo que muchas veces tiene que ver con temas políticos. Como es una música muy relacionada con Cataluña, no voy a meterme en charcos donde no debo, pero según las épocas tiene más salida, más tirón. Aquí ha habido momentos de gran algidez. Se considera que los padres de la rumba son el Pescadilla en el siglo pasado, luego Peret es el que la abre y la desarrolla y el Gato Pérez que es el poeta de la rumba, el que le metió letras. En el 92 hay un subidón con las olimpiadas y aparecieron organizaciones que la defienden. Una de ellas es la Asociación de Fomento de la Rumba Catalana (Forcat), que ya ha logrado el reconocimiento de la rumba como patrimonio inmaterial cultural en Cataluña y ahora trabajan para que sea patrimonio inmaterial de la Unesco. Yo me hice hace tiempo parte de esa asociación no porque pinte mucho sino para echar una mano. Entonces como parte de esa defensa y ese fomento se hacen varias diadas al año. Se hacen talleres de palmas, música, percusión, ventas de elementos, conciertos y baile. Se está haciendo mucho en verdad.

Al momento de compararse con otros grupos Nacenta afirma: «siento que nosotros vamos por una onda Los Rodríguez, que es un grupo que logró reunir en un solo disco una milonga, un rock, una rumba, y todo sonando siempre a ellos. Algunos discos que ha hecho Sabina, como 19 días y 500 noches, que también se juntó con bandas muy de guitarreo y mucho palmeo. Yo me encuentro ahí, con toda la humildad del mundo».

Sobre su último disco relata que ha sido un trabajo hecho con ayuda de la fanaticada, que ha financiado parte de los gastos de grabación e impresión a través de un crowdfunding. Su interacción con el público es constante incluso llegando a hacer una convocatoria para escoger las piezas que irían para Cuerda pa rato. «Para este disco teníamos 27 canciones que nos encantaban. Decidimos hacer un concierto privado con los fans más cercanos y que ellos escogieran las que iban. Colocamos unas hojas en las mesas para que dieran su opinión, y así las redujimos a 13», asegura Nacenta.

Con motivo de la promoción de Cuarda pa rato, Alma de Boquerón estará tocando sin parar hasta marzo del año que viene. Para saber más sobre fechas puedes visitar su página web.

Estamos en redes ¿ nos sigues ?