Usted está aquí

La afrofusión de Mokoomba desde Zimbabwe

Imagen de luna

Nacidos y criados en un barrio de Victoria Falls de Zimbabwe hace veinte y pocos años, los seis componentes de Mokoomba  dieron sus primeros pasos en la iglesia y en las clases de música del colegio, lamentando no disponer de instrumentos propios. Sin embargo la llama prendió rápidamente apoyados por un director de orquesta local ya fallecido, Alfred Mjimba, uno de los pocos personajes de la zona que disponía de instrumentos musicales, que animaba a los aspirantes. Victoria Falls es una ciudad fronteriza (Zambia, Botswana y Namibia), junto a las cataratas, altamente turística, donde la promiscuidad cultural está a la orden del día, circunstancia que los ha legitimizado para desarrollar su peculiar armazón musical. “Cuando crecías allí, no podías escapar de diferentes culturas, idiomas e influencias musicales. Había música local ‘tonga’, rumba congoleña, soukous, reggae, funk, pop de Los Beatles e incluso country”, confiesan.

Mathias Muzaza a la voz, Trustworth Samende a la guitarra, Abundance Mutori al bajo, Donald Moyo al teclado, Ndaba Coster Moyo a la batería, y Miti Mugande a la percusión, comienzan su carrera profesional en 2008 tras obtener el primer premio en el Music Crossroads InterRegional Festival de Malawi, cuyo galardón fue una gira europea y la grabación de un disco con seis temas titulado Kweseka, que les posibilitó cierto reconocimiento internacional. Pero no sería hasta el 2012, tras la salida del segundo álbum Rising Tide –producido por la marfileña Manou Gallo ‘Zap Mama’-, cuando empezaron a ver los frutos. The Guardian y FRoots los incluyeron en lo mejor del año, y fueron nominados como mejor grupo revelación en los Songlines Music Award 2013. 

Mokoomba ha editado este año su tercer disco Luyando, amor de madre en lengua tonga, un idioma en el que continúan cantando a pesar de que muchos de sus compatriotas, de habla shona y ndebele, no lo entienda. Su mensaje aborda la vida en su país, las consecuencias de la  epidemia del sida que se ha llevado a músicos y amigos, los problemas sociales, sus tradiciones locales o la importancia del río, de hecho su nombre, Mokoomba, significa ‘gran respeto al río’.

 

Estamos en redes ¿ nos sigues ?